EFT: Técnicas de Liberación Emocional


La receta básica

EFT: Técnicas de Liberación Emocional
La receta básica
Ejercicios de calentamiento EFT
Fórmulas avanzadas
Aplicaciones y consejos
EFT y El Secreto
EFT y la abundancia
Sesiones de EFT
Recursos

EFT es tan fácil de aprender que hasta los niños pueden usarla.

Piensa en el asunto que quieres trabajar. Formula una frase que sintonice con el problema (por ejemplo: “me duele la cabeza” o “odio mi trabajo”) y repite en voz alta tres veces mientras frotas la zona dolorosa o golpeas el punto del golpe de kárate: “Aunque (frase del problema), me acepto completa y profundamente”. Es conveniente dramatizar el problema en sí y poner convencimiento en la parte de la aceptación. Punto Karate

Al golpear el resto de puntos de la secuencia hay que repetir la frase del problema: Me duele la cabeza, me duele la cabeza, etc… así hasta completar la secuencia. Respira hondo y reflexiona sobre lo que ha ocurrido.

Puedes usar EFT para TODOS los asuntos que te molestan:

  • “Estoy muy deprimid@!!!”
  • “No puedo parar de comer.”
  • “Estoy hart@ de mi jefe/padre/hij@….”
  • “La espalda me está matando.”
  • “Duermo fatal.”

Deja que la intuición (y no la razón) te lleve al asunto más urgente para empezar a mejorar tu vida. Exprésate con el corazón pero concreta y sintetiza el problema.

No te angusties por dar en la diana de cada uno de los puntos. Puedes golpear el lado izquierdo, el derecho o los dos a la vez.

Golpea con firmeza y a buen ritmo pero sin hacerte daño.

Inspira y expira antes de pasar al siguiente punto.

Bostezos, lagrimeos, ligera somnolencia y/o flujo de energía corporal son síntomas típicos de EFT. También es posible que no notes nada. Eso no quiere decir que lo hayas hecho mal o que no funcione. A veces los resultados son tan sutiles que parece no haber progreso. Por eso es una buena idea reflexionar, y apuntar los pensamientos que nos surjan durante y después del tratamiento y beber un vaso de agua.

Silvia Hartmann apunta tres modos de modificar el flujo de energía por los meridianos para cambiar de humor: tapping (o golpear), masajear y sujetar.

Recomienda el tapping para ralentizar la energía y calmar emociones como el enfado, el estrés emocional, el miedo o cualquier situación que requiera tranquilidad. Piensa en un asunto (pasado o presente) que te provoque enfado y haz tapping en los puntos de la secuencia.

El masaje es bueno para acelerar la energía cuando te sientes triste, deprimid@ o infeliz. Piensa en algo que te entristezca y masajea los puntos de la secuencia.

Cuando necesites pensar con claridad, resolver problemas, tomar decisiones o intentar comprender algo es recomendable tocar y mantener los dedos en los puntos de la secuencia. Piensa en algún problema que requiera claridad mental y toca los puntos.

La concentración es un aspecto fundamental de EFT. Es importante que sintonicemos con el problema y que nos concentremos en él al hacer las rondas. Decir la frase de preparación, de forma directa y contundente “Aunque ……, me acepto completa y profundamente” e ir repitiendo la frase recordatorio es fundamental. El énfasis y la dramatización ayuda a evitar la repetición mecánica que es mucho menos efectiva.