Hace unos días recibí esta pregunta de una mujer, que llamaré Marta, que está realizando “El Extraordinario Viaje por Nuestras Emociones” y he decidido ampliar un poco mi respuesta y compartirla contigo, ya que siento que realmente te puede ayudar muchísimo a la hora de relacionarte con los demás, ya estemos hablando de tu pareja, tu jefe, tus compañeros de trabajo, tu familia o tus amigos. A mi personalmente me ayuda mucho recordarlo cada día 🙂

Este fue el mensaje de Marta:

“Hola Montse
Acabo de ver el vídeo sobre culpa y vergüenza y me he sentido culpable por proyectar en mi pareja así que me toca hacer los ejercicios para liberarme 😀

Tengo una pregunta para ti:
¿se pueden decir al otro cosas que no te gusta que haga o diga o que te gustaría que cambiase sin que se sienta atacado/culpado?

¿y no empezar así una pelea de culpas en la que luego él te culpa a ti de que siempre le criticas y tú te sientes culpable de que eres la mala siempre y la culpable de las peleas y el otro la víctima? ¿Cómo?
Muchas gracias!!!”

Y esta es mi respuesta, ampliada, para Marta y para ti, confiando que te inspire en este camino de disfrute hacia la mejor versión de ti misma:

Partiendo de la base que tu puedes decir lo que quieras siempre. Y es importante para sentirte libre en todo momento, te explicaré lo que sería una forma de decir lo que sientes desde un espacio en donde tú eres la responsable de ti y tus sentimientos, y los transmites en equilibrio.

Es importante que le digas al otro lo que sientes y piensas. Para no aislarte ni poner distancia entre vosotros.Eso sí, asegúrate que antes tomas unas respiraciones profundas y te das el espacio para escucharte y hacerte las siguientes preguntas que te indico,de forma que en lugar de proyectar tus verdaderas heridas, podrás expresar y hablar cómo te sientes tú, en una forma constructiva donde no hay ni culpa, ni juicio, ni interpretaciones o suposiciones de lo que no sabes, tampoco pones etiquetas, ni haces proyecciones,
¿Cómo? Te cuento:

Casi siempre que nos molesta algo de alguien, hay un motivo y una razón mas profunda para nuestro enfado, nuestra decepción, que suele tener su origen en su pasado. Todo ocurre a nivel inconsciente, así que lo que ocurre a nivel consciente es un dolor, una alarma y sin más una necesidad de defendernos o de atacar como la mejor defensa, suele ser una proyección en forma de críticas, acusaciones, reproches y exigencias que alimentan rabia y rencor, y nos hacen sentir realmente mal con nosotras mismas.

¿Como evitarlo?

Antes de reaccionar de forma impulsiva, o alimentar teorías sobre lo que sucede y por qué sucede.. que suele tener una apariencia mas de “Qué me ha hecho” y ” por qué me ha hecho esto” lo que nos posiciona en un estado de víctima. Vamos a tomar responsabilidad tomando consciencia de que todo lo que nos ocurre tiene un motivo, y que si nos sentimos mal es señal de que hay una herida sin sanar en nosotros.

Comienza por tomar unas respiraciones profundas para relajarte y silenciar la mente (que estará llena de argumentaciones contra la otra persona), si conoces el tapping, te será muy util utilizarlo aquí para calmar la ansiedad, la frustración, el dolor o la rabia que puedas estar sintiendo. Y pregúntate:

¿Cómo me siento? Te ayudará escribir la respuesta si puedes. Si no puedes escribirla escúchala en tu mente.
Por ejemplo: Muy enfadada y con mucho rencor hacia esta persona
¿Qué ha provocado que me sienta así? Aquí probablemente te saldrá todo el reproche, la historia que te estás contando y que culpa a otros.
Por ejemplo: “Me había dicho que llegaría a las 7pm, son las 10pm y ni siquiera tengo noticias suyas.(HECHO) Seguro que se ha encontrado a alguna amiga y le importa bien poco como me siento (SUPOSICIÓN, INTERPRETACIÓN). Siempre me hace lo mismo (GENERALIZACIÓN y casi siempre FALSO”, es un maleducado, y un egoísta (JUICIO), le odio (RABIA)

Si hubiera un sentimiento mas profundo detrás de estos, ¿cuales serían? Ve mas profundo, cual es la verdad mas auténtica de como te sientes.
Por ejemplo: “Me siento sola, abandonada. Siento que no soy valiosa ni importante para él”

¿Me he sentido así antes, con otras personas? Cuales son las primeras veces que puedes recordar haberte sentido de esta forma. ¿A qué te recuerda?
Por ejemplo: Cuando era niña, mi padre nunca cumplía con lo que me decía, yo sentía que no le importaba y mas de una vez me sentí muy sola por lo que hacía, me ignoraba”
Si sabes tapping, lo ideal es hacerlo ahora con esa situación y las emociones que te surgen al recordarlo

¿He hecho yo lo mismo alguna vez? Otra forma de tomar responsabilidad es observarte en el otro lado, a veces proyectamos siendo verdugo y provocando las mismas heridas que tenemos nosotras.
Por ejemplo: “Cuando quedo con “nombre persona”, suelo llegar tarde y no le pregunto nunca cómo se siente”. o “x” me suele decir que no cuento con ella, y que soy egoísta”, o “el otro día me fui de la fiesta sin dar explicaciones a nadie”… aquí no intentes justificarte, ni te culpes!!!

Ahora que ya has tomado responsabilidad y eres mas consciente de lo que realmente puede estar sucediendo, es el momento de expresar, asegurándote también que es buen momento para la otra persona. Pregúntale si es un buen momento para hablar, que querrías contarle algo.

Tal vez, si no te hubieras parado ese ratito a respirar, reflexionar y con suerte hacer tapping le dirías con rabia algo así como:
“Siempre llegas tarde, no puedo confiar en ti, a saber donde has estado.” (donde hay generalización, a lo mejor llegó solo 3 veces tarde, interpretación y proyección (no puedo confiar en ti).. donde además va implícito algo de castigo, y desconfianza, todo ello suele pretender que el otro se sienta mal por lo que ha hecho para que cambie.

 

Al haber tomado responsabilidad, podrás expresar tu verdad y tus sentimientos de forma mas auténtica y equilibrada.
Por ejemplo: “Cariño, (o su nombre), ayer llegaste 2 horas mas tarde de lo que yo te esperaba, estaba preocupada porque no sabía que había pasado, y me sentí muy sola. Yo creo que me recordó de alguna forma al abandono de …. (o a .. a cuando me quedé sola aquel día de….) y te eché de menos.

 

Siento que cuando no me avisas de algún cambio nos distanciamos, de alguna forma me alejo de ti. Me sentiría mas segura, y más unida a ti si me avisaras cuando te ocurra algún imprevisto. ¿Crees que podrías hacerlo?”

¿Notas la diferencia, entre acusar y pretender cambiar al otro, a tomar responsabilidad?.

Sin duda aquí la persona no se sentirá atacada, pues tu le estás hablando de ti y como te sientes, no le estás culpando, y estás abierta al diálogo y a escuchar su verdadero sentir al respecto.
De la misma forma, lo que la otra persona te responda, asegúrate de no tomarlo personal, sino de escuchar su sentir, y como te hace sentir a ti, repitiendo el ciclo si es necesario.

Por supuesto, es al tomar responsabilidad y mirar hacia ti, lo que te mostraría el tema del abandono, por ejemplo, antes inconsciente, y será una oportunidad de trabajar en ello para sanarlo, y no repetir estos patrones.

¡Espero haberte ayudado! Hazme tus comentarios aquí abajo en el blog.
¿Qué piensas sobre todo esto? ¿Sueles reaccionar con emociones que luego te hacen sentir mal o responder con responsabilidad y sin atacar? ¿Tienes algún otro método útil para lograr ser asertiva y no tomarte algo que te duele de forma personal?  Cuéntamelo aquí abajo!! Seguro que ayuda a muchas personas.

Y si te sientes identificada ni te lo pienses, inscríbete al “Extraordinario Viaje por tus Emociones”. Será un antes y un después en tu vida y a la hora de relacionarte, contigo misma y con los demás.

¡¡Celebro cada uno de tus pasos para vivir una vida extraordinaria!!

Con Amor,
Montse Kamala

 

¡Comparte esto con tus amigos!